lunes, 6 de octubre de 2014

¿Es seguro el siglo XXI?

Tras unos avances que han posibilitado la decadencia del ser humano, han roto las relaciones personales y han alejado el cariño mutuo de cualquier amistad nos replanteamos si es un avance o un retroceso. 


Miradas furtivas, pequeños roces que se producían en el local de moda de la ciudad. Aquel que había que ir sí o sí para dejarse ver y ser visto. Ahora no. Un "tic" avisa el presagio que acomete una batalla de mensajes interminables. Cual partida de ajedrez, por turnos y sin reacciones. Sin una expresión que gesticule esa euforia al saber que el chico de tus sueños se ha acordado de ti. Es la moda de hoy. Lo único que predomina en un universo paralelo donde la codicia reina la meta con una valla evitando nuevos podios.

Para ser ciudadano de este mundo debes tener diversos requisitos:
-No existes si no perteneces a un grupo de chat online. 
-No saben que estás si no posees una red social cual biografía de Ortega en Espasa.
"Qué es Espasa?
"¿Quién es Ortega?
"No lo tengo de amigo, y aún no he visitado ese local"

Cada vez se genera una mayor incultura por falta de progreso en investigación. En una cura definitiva contra la explotación online. Para qué me sirve tener cobertura si todavía nadie ha encontrado una cura contra esas miles de millones enfermedades, síndromes y demás patologías que no interesan ser buscadas porque no dan dinero. ¿De verdad creéis que es una buena excusa para no potenciar el crecimiento de una población evitando la muerte? ¿Creéis de veras que seguiréis durmiendo igual pero con más billetes bajo el brazo por no apadrinar un medicamento que salve a medio mundo?. No sé de qué material esta hecho el mundo, ni la gente, solo sé que cada día me llevo más decepciones.

Una guerra desencadenará la lucha por la supervivencia. Por reinar un paraíso cargado de papeles que en un pasado convertían el todo en materia pudiendo ser comercializada. Y ahora solo sirven para encender la hoguera en un campo desolado por la desesperación. Juzgad vosotros mismos. 

Tal vez es un sinsentido publicar esto en una red social, en un mero blog que puede que no llegue a ser leído por nadie, quizás. Pero es un post que debía hacer sí o sí, volver a publicar con esta entrada, diferente al resto. 

Muchas Gracias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario